Charles Nègre, el primer fotógrafo callejero

Una de las primeras imágenes realizadas es una foto callejera, el “Boulevard du Temple”, de 1839, obra de Louis Daguerre, quien en agosto de ese mismo año presentó al mundo la técnica del daguerrotipo.

Aunque la invención de la fotografía es un proceso colectivo (además de Daguerre, no se puede olvidar a Niepce y a Talbot como “padres” del invento), lo cierto es que 1839 se considera el “año cero” en la historia del medio y, por extensión, de la fotografía de calle.

© Louis Daguerre

Debe reconocerse que la, literalmente, primera foto “street”, no es el arquetipo de la imagen urbana, según la entendemos hoy en día: “El Boulevard du Temple” es una vista larga tomada desde un punto elevado (presumiblemente una ventana del estudio de Daguerre), en el que la vía parisina aparece desierta, salvo las diminutas figuras de lo que parecen ser un limpiabotas y su cliente. La aparente falta de transeúntes y vehículos se debe a que, si bien la toma fue realizada a pleno sol, los viandantes y semovientes no quedaron registrados en el daguerrotipo, ya que este procedimiento exigía tomas prolongadas. Para este daguerrotipo se calcula que se necesitaron 8 minutos, por lo que este positivo directo sobre placa de metal certifica el viejo dicho popular de “quien se mueve, no aparece en la foto”.

La presencia de las pequeñas figuras del limpiabotas y el cliente inducen a pensar que Daguerre, un tipo astuto, (a tenor de su capacidad para moverse en los ámbitos oficiales y aprovecharse y hacer pasar como suyos de los conocimientos fotográficos previos de Niepce), no dudó en enviar a uno de sus ayudantes para que, en su papel de cliente del limpiabotas, posase los minutos que hacían falta para aparecer registrado en la primera foto callejera. O mejor decir en la segunda, ya que existe una toma idéntica sin las figuras, lo cual induce a pensar que Daguerre, al comprobar que no aparecía nadie, volvió a realizar la toma, “amañándola” para incluir las figuras humanas y darle la “vidilla” imprescindible en un tema urbano.

Al margen de la anécdota del primer daguerrotipo callejero, es importante señalar que pronto, y a pesar de las limitaciones técnicas, los fotógrafos se lanzan a registrar aquello que acontece en las aceras de París, la entonces capital de la fotografía.

El caso mas notable, por los motivos que le impulsan y por la calidad de las imágenes, es el de Charles Nègre, pintor que 1844 se inicia en el mundo de la fotografía. Este autor, que vivió entre 1820 y 1880, trabajó con daguerrotipos y, ya en la década de 1860 con el preciso pero complejo sistema del colodión húmedo.

Todo y así, Nègre ha pasado a la historia por sus imágenes callejeras de la década de 1850, realizadas mediante la técnica del calotipo.

Este proceso, ideado y desarrollado por el inglés Fox Talbot, consistía en la toma de imágenes utilizando por negativos hojas de papel sensibilizadas con nitrato de plata y ácido gálico. Estos negativos, que eran copiados por contacto, tenían menor definición que los daguerrotipos, pero contaban con la ventaja de que permitían resolver, bajo el sol directo, tomas en unos pocos segundos. Ello permitió a Nègre captar sujetos y escenas cotidianas del París de mediados del siglo XIX.

Aunque Nègre nos haya dejado imágenes memorables, como “El Vampiro”, en la que su colega Le Secq aparece posando en la catedral de Notre Dame de París en 1851,

El Vampiro, París 1851 © Charles Nègre

es “Deshollinadores caminando“, del mismo año, la que podría considerarse  primera foto “street” según los parámetros contemporáneos.

Desollinadores 1851© Charles Negre

En ella aparecen tres deshollinadores, dirigiéndose a trabajar por un “quai”, una de las orillas del Sena a su paso por la capital francesa.

Cabe suponer que Nègre no “robó” la foto, pero que tampoco desarrolló una complicada puesta en escena. Lo más probable es que, al encontrárselos casualmente, les pidiera que posaran los segundos necesarios para realizar la toma. Como estos aparecen caminando (o lo simulan muy bien), “Deshollinadores caminando” parece una instantánea, un fragmento de la realidad en constante cambio, de la cual se ha extraído una rodaja.

Caballo de tiro caído en la calle, 1855 © Charles Nègre

Otro buen ejemplo es “Caballo de tiro caído en la calle” escena encontrada que, casi cien años mas tarde, André Kertész y Robert Doisneau volverán a tratar, el húngaro con una serie tomada desde su ventana, y Doisneau con una toma cercana desde la acera.

El interés por la etnografía y la antropología de Nègre es evidente en otras imágenes callejeras, en las que aparecen “tipos” retratados en actitud de pose.

(6) Charles Ne¦Çgre El vendedor ambulante

Con estas imágenes, Nègre hace un inicio de catalogación visual de los sujetos que se dedican a actividades comerciales en la vía pública, como vendedores al por menor, artesanos o artistas callejeros.

© Eugene Atget

En este sentido,  Nègre  se anticipa a las imágenes de otro puntal de la fotografía urbana, Eugene Atget quien, además de las vistas arquitectónicas de una ciudad fantasmal hacia 1900, incluye en su catálogo gráfico del “Viejo París”  fotos de músicos, vendedores o prostitutas en las aceras.

© Eugene Atget

Charles Nègre ha pasado a la historia, sobre todo en Francia, por haber participado en proyectos oficiales, como la “Misión Heliográfica” de 1851, un encargo del estado francés a media docena de fotógrafos de renombre, a los que se les encomendó registrar con la cámara lo más granado del patrimonio  arquitectónico galo.

También se le considera el primer reportero social, ya que en 1861, realizó un reportaje extenso sobre un hospicio. Para los amantes de la fotografía de calle, Nègre es el primer “streeter”, el abuelo (o bisabuelo) de uno de los pilares de la fotografía callejera: la corriente humanista parisina de postguerra, encabezada por Robert Doisneau, Willy Ronis, Edouard Boubat e Izis. Y todo ello, además, realizado con una pesada caja de madera, una lente simple trípode y una emulsión muy poco sensible, que debía prepararse y revelarse por el mismo fotógrafo casi en el momento de la toma. La cosa tenía mérito.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

  • Avatar

    Daniel Povedano

    |

    Post muy interesante y didáctico. No tenia ni idea de lo del limpia botas.

    Reply

Deja un comentario