El cine y la street photography (1 de 2)

Fotografía de una escena de Rocco y sus hermanos de Luchino Visconti (1960)

El cine y la fotografía desde siempre se nutrieron, se mimaron y caminaron juntos, hermanados en el complejo camino del lenguaje visual.
El cine siempre admiró de la fotografía su frescura, la composición en el encuentro de momentos fugaces, su forma de contar, en muchas ocasiones, toda una historia en una sola imagen. Y la fotografía nunca dejó de sorprenderse de los inagotables recursos que el cine posee, como su ilimitada capacidad para construir diferentes atmósferas visuales y la forma de narrar ese movimiento fotográfico en una historia. En este sentido, la street photography no ha sido ajena a todo ello. Y en este post vamos a tratar de contar ciertos aspectos de su evolución junto a los grandes movimientos del cine contemporáneo.
La fotografía humanista de los años cincuenta del siglo pasado encontró una retroalimentación de gran calidad en el cine neorrealista italiano. Ambos se nutrieron de la realidad que sobrevino a la postguerra y trataron de construir un lenguaje visual más ameno a los nuevos tiempos con una lectura cruda de la época pero más esperanzadora.

Fotografía de una escena de El Camino de la esperanza de Pietro Germi (1950)

Nunca se ha reconocido la importancia y el papel determinante de los directores de fotografía en ese gran momento de la cinematografía italiana. Por eso, creemos que desde Calle 35 debemos hacerles una pequeña reivindicación. Por ejemplo, Ubaldo Arata fue el cámara que organizó las imágenes de Rotaie de Mario Camerini; Pasaporte rosso de Guido Brignone y Roma città aperta de Roberto Rossellini. Otro importante director de fotografía fue Carlo Montuori, quien se encargó de Sole, Resurrectio y La Tavola dei Boveri de Blasetti y también de Ladri di biciclette de Victorio de Sica. Tampoco hay que olvidarse de Massimo Terzano que se encargó de la fotografía de Paisà de Rossellini o del film Riso Amaro de De Santis. O de Aldo Tonti, que dirigió la fotografía de Ossessione de Luchino Visconti y de Europa ’51 de Rossellini. O Leonida Barboni que dio vida a la imagen de Il Cammino della speranza de Pietro Germi.

Robert Doisneau

Willi Ronis

Pero el más dotado de todos fue Aldo R. Graziati (G. R. Aldò), responsable fotográfico de notables films de la época como La terra trema de Visconti, Cielo sulla palude de Genina, Miracolo a Milano o Umberto D. ambas de De Sica. Todos ellos gozaron de un gran respeto e influencia entre fotógrafos de la talla de Henri Cartier Bresson, Robert Doisneau, Willi Ronis en Francia; Francesc Catalá Roca, Xavier Miserachs o Joan Colom en España.

Francesc Català Roca

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Calle 35

Colectivo de fotógrafos dedicados a la "street photography", la fotografía urbana contemporánea.

Deja un comentario