El cuento del patito feo.

EL CUENTO DEL PATITO FEO. Prólogo. Me resulta muy curioso la celebración generalizada de la fotografía de calle, consciente de que este interés se mueve por modas. Ahora lo “in” es hacer “streetphoto” -mola más decirlo en inglés-. Fotógrafos estrella, páginas web, videos, agrupaciones de todo el mundo, concursos, seminarios… pero no siempre ha sido así. Posiblemente en estos momentos hay personas que están realizando trabajos de fotografía increíbles pero que no tienen una salida porque no entran dentro de lo “in”. Durante muchos años yo mismo he estado “out”, y me gustaría contar mi historia.   Érase una vez… A finales de 1997 se publicó una reseña en el dominical del diario “El País” donde se decía que un grupo de jóvenes austriacos habían recuperando la producción de una pequeña cámara rusa llamada lomo lc-a y que se vendía en Madrid a través del fotógrafo Pasquale Caprile. Así, aprovechando una visita a la feria de arte ARCO durante el mes de febrero, mi amiga Eva y yo nos dirigimos a una dirección parecida a la  entrada cerrada de un garaje que resultó ser el estudio de Pasquale, donde nos atendió muy amablemente su mujer Cristina, y donde pudimos adquirir una cámara cada uno. Por aquellos días no creo que se pudieran hacer ni tan siquiera una idea de en el fenómeno mundial que se ha convertido la Lomografía.   Lomo lc-a 1997.   ¡¡ Era como un juguete !! Pero no fui consciente del espacio vital que ocuparía en  mi vida hasta dos años más tarde: en 1999 caí en una profunda depresión que casi acaba conmigo. Todo recuerdo de aquellos días me resulta confuso… pero lo que sí ha quedado en mi memoria es que la única y absoluta cosa que me tranquilizaba era salir a pasear con la lomo. Los teléfonos móviles por aquel entonces todavía no disponían de cámaras, y lo digital empezaba a  afianzarse firmemente en el terreno de la fotografía. Con los primeros disparos, los primeros resultados -formato horizontal, película blanco y negro Kodak tri-x 400asa-.   ©José Manuel Alorda. Barcelona 1999   Me resultaba paradójico que estando yo con una depresión, delante de la cámara  la gente se reía, interactuaba conmigo, me dedicaban saludos, situaciones absurdas que se sucedían delante de mis narices…. quizás todavía no eran del todo conscientes de su derecho a la imagen -visitad Enfocant, el blog de Maria Rosa Vila- , no se sentían vulnerados o agredidos por un hombre con una cámara de juguete en las manos. Todavía no se había desarrollado el “efecto/síndrome Gran Hermano”. Y seguí haciendo fotos, porque necesitaba pasear como parte de mi terapia. Por aquel entonces lo “in” -mola más decirlo en inglés- era algo que creo recordar eran “los diarios íntimos”. Mucha gente andaba como loca intentando contar su mundo interior. Las imágenes que veía publicadas o expuestas eran cafeteras en el fuego, pomos de puertas, camas deshechas, una rama de árbol movida con el viento o el respaldo de una silla.. todo en color, por supuesto. Estaba claro que lo que estaba haciendo no encajaba en el panorama de la fotografía del momento. Soy el patito feo, nadie me quiere. Así, literalmente pensé: “ Como hago fotos mediocres que no le interesan a nadie, seguiré haciendo fotos durante 10 años para ver cuál es el resultado. ¿Un montón de fotos mediocres podrán convertirse en un trabajo aceptable o continuará siendo un trabajo mediocre? La verdad es que la respuesta no me interesa.. yo sigo haciendo fotos hasta 2009. Ese año dejaré definitivamente la lomo”.   ©José Manuel Alorda. París, 2000   ©José Manuel Alorda. Bilbao, 2001.   ©José Manuel Alorda. Barcelona 2002.   La depresión se fue disipando, pero mi compromiso con la lomo continuó.   ©José Manuel Alorda. Palma de Mallorca, 2003     En 2003 casualmente encontré la página In-Public y me pareció que podría tener alguna relación con lo que andaba haciendo. A pesar de que se ha mantenido su espíritu, la galería de fotógrafos eran bastante más limitada y como invitaban a la presentación de portfolios, envié 10 fotos. Al cabo de un par de semanas recibí el comentario de su director diciéndome que en concreto le gustaban 2, y que si bien no eran el estilo de la página, me animaba a seguir trabajando. Cielos, no estoy solo en el universo… Fue entonces cuando aposté con fuerza por mi trabajo con la lomo. Me seguía resultando curioso ver como mis amigos se reían viendo mis imágenes… indiscutible referente de Elliot Erwitt, del cual poseo 5 libros maravillosos. Todavía no sabía que se llamaba “fotografía de calle” y el interés generalizado ya se estaba moviendo hacia una nueva corriente: la fotografía documental. Durante dos años más volví a presentar portfolios a un conocido certamen de fotografía en Barcelona. Nada, ni caso.. no solamente no me seleccionaban, sino que ni tan siquiera recibía un mail agradeciendo el hecho de haberlas presentado. Definitivamente, estaba fuera… o “out” -en inglés mola más-.   ©José Manuel Alorda. Roma 2004   ©José Manuel Alorda. Barcelona, 2005   ©José Manuel Alorda. Manchester, 2006   ©José Manuel Alorda. Palma de Mallorca, 2007   ©José Manuel Alorda. Berlín, 2008   Pasaron los diez años y decidí dejar de hacer fotos con la lomo, tal y como me había propuesto. Me gustaba especialmente esta imagen: pensaba que era el resultado de lo que había vivido, de un camino que había llegado a su fin, me podía ver a mi mismo después de todo.. yo estaba ahí, autoretratándome.   ©José Manuel Alorda. Tarragona, 2009.     Epílogo. En enero de 2009, un grupo de fotógrafos y profesionales vinculados a la fotografía seleccionó un conjunto de 5 de mis fotos para una exposición titulada “Crisis, what crisis?”  en la Galería Hartman de Barcelona -aquí tenéis la reseña del blog de Paco Elvira-, y meses después una exposición individual en “La Casa Gòtica” de Argentona. En febrero de 2010, Fernando Peracho, director de la Galería VàlidFoto, presentó en la serie “El proyector” de FotoColectania un audiovisual con una selección de trabajos que le gustaban especialmente, y entre los que se encontraba mi trabajo bajo el título “Puntos Suspensivos”. Por otro lado, en marzo de ese mismo año asistí a una de las conferencias que más me han emocionado en mi vida. Os la recomiendo sin lugar a dudas, con una caja de kleenex al lado. En la primera edición de “La Caja Azul”, Rafa Badía defendía la importancia de recuperar el placer del acto fotográfico. Aunque sentía que echaba de menos mi lomo, hacía ya un año que había dejado de hacer fotos. Unos días más tarde, le envié un conjunto de imágenes. Le gustaron y me pidió más. Quedamos para comer y me comentó que estaba montando un grupo de fotógrafos de calle, que le encantaría contar con mi trabajo y que no dejase de trabajar… y aquí estoy, como miembro del colectivo Calle35. El patito feo ha encontrado a su familia. Os dejo el cortometraje de Disney. Intentad darle un valor simbólico a cada uno de los personajes dentro del panorama de la fotografía…. da que pensar.   En resumen creo que no es bueno seguir las modas, que lo más importante es hacer aquello que te gusta y que te divierte, lo que fotografías de manera natural.. con lo que te encuentras cómodo. Hace un par de semanas me he mudado a Amberes. Tres días a la semana voy caminando a la universidad donde asisto a las clases de holandés. Una hora quince minutos de ida y lo mismo de vuelta con la lomo. El lunes cargué un carrete, y la primera foto que hice fueron mis pies frente al marco de la puerta de la calle, como acto simbólico: hay que dar un paso adelante, no te puedes quedar parado. La paciencia, ser consecuente con tu propio trabajo a largo plazo llevan al reconocimiento.. y si no, que se lo digan -ya no pueden- a Vivian Maier, que estuvo toda su vida “out” y ahora es lo más “in”, recordad que en inglés mola más.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (11)

  • Avatar

    Pilar Silvestre

    |

    Buen post! Y puede servir de ayuda a mucha gente. Mi caso es parecido, empecé con la fotografía hace muchísimos años, pero nada en serio, posteriormente lo dejé por falta de tiempo pero hace 7 años me diagnosticaron Depresión mayor y Stress Post-Traumàtico, Perdí la memoria inmediata y la concentración, los fármacos no me hacían efecto alguno y no podía ejercitar mi cerebro ya que no podía leer siquiera .. El médico me recomendó ejercicios manuales y que me buscara un hobby … Retomé la fotografía hace 4 años, tenía agorafóbia y fue la única forma de salir a la calle.. Mi cámara era como un escudo que me protegía de la ansiedad y de mis fóbias, poco a poco he ido mejorando en mis patologías y ya no tengo miedo a salir a la calle. Vuelvo a hacer streetphoto como hace años, con la diferéncia de que ahora, en el mundo digital .. es más fácil organizar y guardar tus fotos , ha sido mi terápia y mi salvación y animo a la gente que esté sufriendo patologías a que usen la fotografía como terapia, a mi me funcionó!

    Reply

    • Avatar

      Pepe Alorda

      |

      Pilar, muchas gracias por tu aportación.. y sí, la art-terapia es algo que funciona muy bien y nos ayuda a salir adelante. Por otro lado, esos momentos oscuros nos hacen ver las cosas desde el otro lado, con otra perspectiva, así que estoy seguro que tus fotos dicen mucho. Pienso que cuando alguien tiene una vida de “sota, caballo, rey” -yo lo llamo a esas vidas en las que no pasa nada y lo tienes todo controlado, en la que parece que tienes todas las cartas- los resultados fotográficos son siempre planos. Si te pasa algo, bueno o malo, levanta el culo y sal a hacer fotos.. merece la pena ! y seguro que ese estado de ánimo se verá en las fotos ! ADELANTE !!..gracias por tu sinceridad y disculpa la tardanza en la respuesta.

      Reply

  • Avatar

    Jaime Capote

    |

    Totalmente de acuerdo contigo. Es bueno no olvidar que debes de hacer fotos SÓLO para tí, que te emocionen a tí, y no para buscar (suplicar) palmaditas en la espalda. Tu mejor crítico eres tú.
    Leyendo tus líneas me ha venido a la cabeza las casi burlescas sátiras sobre los fotógrafos BBC (trabajos muy dignos y muy bien hechos en su estilo) y la gente que hace fotos de bodas maravillosas con un toque muy personal como las que hace tu compañero de blog Marcelo Caballero en ese estilo.
    Alguien me dijo una vez:
    -Yo voy haciendo camino en mi carro. Durante el trayecto habrá gente que se suba, y en algún momento te pedirá que cambies de ruta. Mi ruta es esta, si no te gusta bájate del carro. Yo voy haciendo camino en mi carro…
    Saludos y enhorabuena, me gusta tu trabajo.

    Reply

    • Avatar

      Pepe Alorda

      |

      Jaime, totalmente de acuerdo contigo también. Hay que ser uno mismo, si no, se te ve el plumero. Y en cuanto a los fotógrafos BBC, igual. Creo que en los últimos años estamos asistiendo a un cambio importante en el estilo y mensaje de este género. No puedo dejar de pensar en las fotos de Cesc http://www.barcelona-wedding-photographer.com/ del que me siento un verdadero admirador o David http://daviddelval.com/?gallery=portfoli-2
      Un día de estos se pondrá de moda, ya verás. O por otro lado, el tiempo es un buen depurador de la fotografía.. ¿cómo veremos estos trabajos sociales dentro de 50 años?

      Reply

  • Avatar

    rafa badia

    |

    Estupendo y emotivo post, Pepe!. Mil gracias por tus palabras referidas a mi persona!. Creo que me he sonrojado un poco…Abrazos y todo lo mejor para tu nueva etapa en Amberes. “One step beyond!” que decían ls Madness.

    Reply

    • Avatar

      Pepe Alorda

      |

      Gracias a ti, Rafa… eres quien me ha animado a no dejar de hacer fotos en la calle y a creer que lo que estaba/estoy haciendo era un trabajo correcto. Y sí, salí de esa CajaAzul después de tu presentación casi con lágrimas en los ojos -no me importa admitirlo-… y cada vez que necesito ponerme las pilas, voy a http://caja-azul.org/ y vuelvo a ver el vídeo. Un abrazo para ti, maestro.

      Reply

  • Avatar

    Hugo solo

    |

    Y la primera debao de la lomo.

    Reply

  • Avatar

    Hugo solo

    |

    —debajo–

    Reply

  • Avatar

    Jesús A.

    |

    Aunque llego un poco tarde, te felicito: primero por tu trabajo detrás de la cámara, sea una lomo o sea lo que sea.
    En segundo lugar por este texto, necesario donde los haya para todos los que desempeñamos actividades creativas y muchas veces nos preguntamos si tiene sentido o si es correcto lo que estamos haciendo (como si existiera “lo correcto” en estos ámbitos…)
    Muchas gracias

    Reply

Deja un comentario