El papel arde a 232.8°C, entrevista a “El Diari Indultat”

En la escala internacional el papel se inflama y arde a 232.8 °C, da igual su contenido; esbozos de Matisse, cartas personales, una novela John Fante o “Los Americanos” de Robert Frank, todos son pastos de las llamas por igual a esa temperatura. El fuego tiene esa virtud unificadora, dejando las diferencias en las formas y en los significados que se quieren dar. No es lo mismo que Claude Monet quemara treinta obras de la serie “Los nenúfares” después de haber recuperado la vista por una operación de cataratas, o que Robert Raushenberg lo hiciera con algunas de las suyas, ya que para él la destrucción de la obra es un acto de celebración y de culminación de la misma. Como decía Picasso: “Todo acto de construcción es un acto de destrucción”, por lo tanto todo acto de destrucción es un acto de construcción.

Los organizadores de “El Diari indultat” (Eduardo Nave, Pollobarba, Ivan Navarro, Pablo Chacón y Julio César González) han entendido a la perfección estos términos y se lanzan a la realización de un maravilloso macro proyecto. En él 50 fotógrafos de todas las generaciones, consagrados como Joan Foncuberta, José Manuel Navia o Miguel Trillo, figuras de nuevo cuño como Ricardo Cases, Antonio Xubanova, Carlos Spottorno y sangre fresca como Mar Saéz o Laura Carrascosa Vela se unen a otros 20 creadores de distintas disciplinas, escritores, editores y diseñadores. Con el objetivo de mostrar una visión de las fallas de Valencia 2016, cada cual a su modo, unificarlo todo y publicarlo en cuatro días contados.

Pensarán que hasta aquí todo normal. Todos los días se publican periódicos incluso con menos tiempo aún, pero la diferencia radica en el fin. Los diarios que no sean indultados, comprados a través de Verkami antes del 27 de febrero, los consumirá el fuego en la sede de la falla Arrancapins. Un acto destructivo/creador que lleva intrínseco el afán de dejar una reflexión sobre el boom del fotolibro en nuestro país.

Desde Calle35 entrevistamos a los organizadores del “Diari indultat”. Ante la laboriosidad y complejidad del proyecto hemos hecho extensible la conversación a los editores y a algunos fotógrafos participantes a fin de entender mejor cómo se organizará tan gigantesco mecanismo para el que sólo tienen unos días de trabajo.

 

Cartel_El-Diari-Indultat_horizontal-baja

 

ORGANIZADORES (Eduardo Nave, Pollobarba, Ivan Navarro, Pablo Chacón, Julio César González)

¿Cómo surge la idea de este diario/performance?

La idea primigenia surge en Madrid, cuando Juan Valbuena comenta con Eduardo Nave: “¿Porqué no vamos unas 10 o 15 personas a Fallas, fotografiamos, editamos un periódico, y lo quemamos?, porque vosotros allí en Valencia sois muy de quemar cosas”.

¿Qué criterios habéis seguido para la invitación de fotógrafos? ¿Se os ha quedado alguien en el tintero que no haya podido colaborar?

Hemos querido hacer una selección lo más heterogénea posible, tanto en generación como en género fotográfico. Se nos han quedado muchos en el tintero; mucha gente que nos encantaría que estuviese, pero los costes en cuanto a logística son muy elevados; y en cuanto a edición y maquetación. Hay que tener en cuenta que esto se tiene que editar y maquetar en unas pocas horas.

A nadie se le escapa que la quema del “Diari” es una declaración de intenciones sobre el boom del fotolibro. ¿La utilización del formato periódico para su publicación es también una reflexión sobre la prensa diaria?

La elección del formato es más un tema de tiempos. Si queremos editar, maquetar, preparar para impresión e imprimir 5.000 libros, ha de ser en formato periódico. Sino no da tiempo material para hacerlo. Bueno, digamos que es una declaración.

¿Cuántos libros fotográficos se merecen pasar por las llamas?

Estamos convencidos de que todos los libros fotográficos se hacen con todo el amor del mundo; no queremos ser nosotros los que juzguemos cuales deben pasar por las llamas. Desde luego, el nuestro pasará si no se indulta.

Decidnos la verdad, ¿Robert Frank fue una inocentada o hubo algún coqueteo?

Fue totalmente una inocentada… aunque hubiera sido mítico.

 

equip-baja

 

EDITORES (Juan Valbuena y todo el equipo organizador)

Un trabajo descomunal el que se os presenta. ¿Cómo se unifica tanta mirada y conceptos diferentes?

Creemos que nos vamos a guiar por el instinto y la experiencia. Lo bonito del proyecto es que sólo disponemos de un día para editar, retocar, maquetar e imprimir, ese es el reto.

Entendemos la edición como un dialogo entre fotógrafo y editor para lograr expresar lo mejor posible una idea. ¿Cómo se afronta ese dialogo con 50 fotógrafos? 

La edición ideal es esa que comentáis, un diálogo entre fotógrafo y editor, pero eso ya es historia desde hace mucho en el mundo de las publicaciones periódicas. En las redacciones ya no hay casi editores que establezcan una comunicación bidireccional con los fotógrafos. Con los fotolibros hoy en día es otra cosa. Afortunadamente y gracias a entre otras cosas la autopublicación y las editoriales pequeñas, ya existe diálogo entre editor y fotógrafo. En nuestro caso no podrá existir por la concepción del proyecto en sí y la cantidad de fotógrafos que van a participar. Sería imposible en 12 horas poner de acuerdo a más de 50 fotógrafos. Será lo más parecido al cierre de una redacción! Y eso nos pone mucho! El equipo lo compondrán 6 editores, 2 diseñadores, 2 preimpresores y 1 correctora de textos.

En la fotografía de prensa se prima la inmediatez. Vosotros vais a tener muy poco tiempo para editar, no habrá mucho espacio para el debate y la reflexión. ¿No teméis en caer en la banalidad?

¿Y quién ha dicho que se va a hacer fotografía de prensa? ¿Desde cuándo lo inmediato es banal? Vamos a hacer una publicación que no se pueda clasificar. Cada fotógrafo, estamos seguros de que irá a Valencia con el trabajo bastante pensado antes de viajar. Lo más interesante del proyecto no serán las imágenes, será la experiencia de cada fotógrafo durante ese día de trabajo en Valencia y la experiencia del equipo de editores y diseñadores. Todos estamos acostumbrados a hacer libros a fuego muy lento, esta vez será muy muy rápido. 

Sois fotógrafos y editores. ¿Cómo afrontáis el trabajo de edición siendo fotógrafos? ¿Qué habéis cambiado como fotógrafos desde que sois editores?

Hemos cambiado en que ahora tenemos más experiencia y la intuición funciona mejor. Aprendes a valorar mucho menos la imagen individual y más el trabajo, el conjunto, la historia que quieres contar. Un fotógrafo creemos que nunca debería editarse sus propias imágenes.

¿Cuántos libros fotográficos se merecen pasar por las llamas?

Todos o ninguno. No nos atreveríamos a decirlo, nos parecería una osadía. El tiempo pone a cada uno en su lugar, cada payaso en su circo y cada fantasma en su castillo.

Entre los fotógrafos están Nacho Canon y Nicon Pepinos de cienojetes. ¿Cómo tenéis pensado quitarles el pasamontañas y descubrir sus identidades secretas?

El único agente secreto que desvela su nombre es Bond, James Bond.

 

fake08-baja

 

FOTÓGRAFOS

¿Qué os ha llevado a aceptar participar en esta locura?

¿Vas con alguna idea predeterminada sobre lo que te interesa fotografiar?

 

Miguel Oriola

-La locura es otra cosa, esto es un proyecto sencillo sensato y lleno de imaginación, una forma espléndida  de fomentar el hecho fotográfico y sobre todo divertido.

-Si tuviera que ir con una idea predeterminada no lo haría, su atractivo radica en la improvisación y la urgencia, términos que nos  acercan a la fotografía más honesta  que  mas me interesa.

Paco Junquera

-Soy muy amigo de Eduardo Nave hace muchos años. Me invitó en octubre pasado y al instante contesté afirmativamente. La idea me pareció una aventura muy divertida y que podía dar mucho juego. En definitiva, una experiencia en la que me apetecía muchísimo participar.

-¡Ojalá tuviera una idea predeterminada! Voy a improvisar, me dejaré llevar por ese mundo recargado y agobiante que son Las Fallas y a ver qué sale.

Enrique Algarra 

-Acepté participar por amistad con algunos de los fotógrafos que tuvieron esa idea. Algunos de los fotógrafos que participan y organizan el diari primero fueron alumnos y luego amigos y colegas y me hace mucha ilusión ponerme a trabajar en su proyecto.

-Soy valenciano y “sufro” las fallas desde que nací. Eso ya puede indicar algo, de hecho este año no me escapo para trabajar en el proyecto. Siempre que intento hacer fotos de fallas me sale la vena crítica…, ya veremos.

Gustavo Alemán

-La primera vez que oí hablar de la idea fue en diciembre de 2014, en el festival Fiebre que se celebró en la escuela Blankpaper. Me pareció desde el primer momento algo tan quijotesco y loco que en cuanto me ofrecieron participar, mucho tiempo después, no lo dude un segundo. Aunque confieso que no tenía del todo presente el histórico plantel de compañeros que iban a formar parte y eso me hace estar orgulloso de participar y con ganas de estar a la altura.

-Me encantaría decir que sí, pero no es el caso. A pesar de vivir a 3 horas en coche, he estado muy pocas veces en Valencia y nunca en Las Fallas. No soy nada fan de los petardos y la pólvora, aunque sí del fuego (obviamente) así que tengo sólo una idea nebulosa de lo que me voy a encontrar ahí. Pero eso me parece estimulante también. Me apetece probar cosas nuevas y no simplemente hacer un “(No) soy de aquí” valenciano. He estado bastante atascado fotográficamente hablando pero ya veo un poco de luz, y cosas como el fanzine “Galaxia” que saqué hace poco y la experiencia del “Diari Indultat” seguro que me sirven de mucho. ¡Deseando estoy de vivir esa aventura!

Laura Carrascosa Vela

-Una de las cosas que más me gustan del mundo son las ideas locas y ahora, en un contexto en el que hay tanta competencia y saturación, me parecen más esenciales que nunca. Además, es una oportunidad para trabajar con gente a la que admiro. Aun así, creo que lo que mejor responde a esta pregunta es un micro-cuento de Marcel Proust: “…Ya conoce usted la historia del hombre que creía tener encerrada en una botella a la princesa de la China. Era una locura. Le curaron de ella. Pero desde el momento en que dejó de estar loco se volvió tonto.”

-Algo sí que he pensado… Hace unos meses viajé a Valencia a una boda china -actualmente estoy trabajando sobre esta comunidad- y mi tía Cris me hizo caer en los paralelismos de estas dos culturas: el gusto por la pólvora, las naranjas/mandarinas y el arroz. Creo que por ahí irán los tiros.

 

diari-ardiendo-baja

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

Deja un comentario