Entrevista a María Rosa Vila: Los espacios públicos y su relación con los fotógrafos

Además de ser la editora fotográfica de la prestigiosa revista Descobrir Catalunya, María Rosa Vila es una mujer comprometida hasta la médula con la fotografía contemporánea y documental.
Desde hace un buen tiempo, su blog Enfocant se ha convertido en un referente ineludible por la calidad de sus notas y por los apasionados debates que generan sus distintas miradas sobre aspectos de la actualidad fotográfica.
Por esos motivos, Calle 35 quiso ir un poco más lejos y le realizamos una pequeña entrevista que gira alrededor de los espacios públicos y su relación con los fotógrafos. Temas que a María Rosa les despierta siempre un gran interés.

Calle 35: Si te encuentras haciendo fotografías en algún espacio público urbano español: ¿ pides permiso a los sujetos fotografiados , o robas con guantes blancos alguna imagen sin su previo consentimiento?

MRV: Como fotógrafa, me gusta hacer fotos de manera instintiva, espontánea e improvisada, por lo que si tuviera que pedir permiso a la gente que fotografío, no podría hacer las fotos que hago. Se perderían toda la espontaneidad y el encanto del momento o situación. Así que mis imágenes casi siempre son “robadas”, ya que prácticamente nunca pido permiso a la gente. Creo que mis imágenes son respetuosas y que con ellas no hago daño a nadie. Además, con los años, quizás contribuyan a fijar una memoria colectiva de un espacio y un tiempo concretos. Es decir, que en cierta medida tienen una finalidad social y pública.

Como editora gráfica, prácticamente nunca pido los “model release” (las autorizaciones de las personas que aparecen en las fotos que publicamos en la revista donde trabajo) a los fotógrafos que colaboradores, ya que jamás hemos tenido ninguna denuncia. Sólo en casos muy puntuales, como en las fotos donde salen menores, sí que he pedido el consentimiento de los padres

C35: En relación a la street photography, como observas las reglas de juego del espacio público en España y con respecto a otros ámbitos europeos o del resto del mundo?

MRV: Creo que en España, a diferencia de otros países, confluyen diversas cuestiones. Por un lado, existe un recelo a ser fotografiado que tiene su origen, en parte, en la explotación económica de los derechos de imagen de algunas celebridades: muchas personas, por mimetismo, creen que su imagen también tiene valor, por lo que no están dispuestos a que sea registrada por una cámara.

Por otro lado, no existe en España una tradición fotográfica de calle tan intensa y extendida como en Estados Unidos, Gran Bretaña o Francia, en donde destacaron autores como Brassai, Robert Doisneau, Robert Frank, Dorothea Lange, Walker Evans, Garry Winogrand, Josef Koudelka o Cartier-Bresson. Por no tener, ni siquiera existe una historia de la fotografía española completa ni una base histórica que sea un referente que ayude a valorar la creación fotográfica contemporánea. Es nuestra asignatura pendiente. Entre 1920 y 1950, no existían libros de vanguardia como el de Brassai sobre París que documentaran el crecimiento de ciudades como Barcelona o Madrid, o que dieran una visión moderna de aquellos años. Tampoco habían exposiciones ni museos con obra gráfica. Sólo existían algunas revistas como Nueva Visión o D’aci i d’allà.

Más tarde, en los 60, algunos pioneros incomprendidos como Manuel Falces, Koldo Chamorro, Ramon Masats, Ricard Terré i Carlos Pérez Siquier sí que editaron algunos libros y se agruparon en colectivos como el Grupo Afal, dando un paso de gigante para difundir su obra en el extranjero, ya que aquí seguía sin existir una estructura institucional de apoyo a la fotografía. Por lo tanto, las imágenes que tenemos en nuestra memoria de ciudades como Madrid y Barcelona tienen más que ver con el No-Do que proyectaban los cines durante la dictadura, que con una verdadera y extendida cultura fotográfica colectiva.

©Ramon Masats

©Ricard Terré

Este es el contexto en el que se creó la Ley Orgánica 1/1982 que protege el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Esta ley y el artículo 18.1 de la Constitución española especifican que toda persona tiene el derecho fundamental de preservar su imagen e intimidad. La ley intenta evitar que la imagen de personas sin proyección pública sea captada de forma reconocible, reproducida o publicada sin su consentimiento (artículo 7.5), facultad que sólo el interesado puede ejercer. Por lo tanto, técnicamente SIEMPRE deberíamos pedir autorización a la persona que está delante de nuestro objetivo (es decir, durante la captación de la foto), pero también cuando quisiéramos reproducirla o publicarla. Si no lo hacemos, estamos violando su derecho a la imagen y cometiendo una infracción. Como la captación, reproducción y publicación son tres actos diferentes, puede ser que una persona nos autorice a hacerle la foto, pero no a reproducirla o publicarla. Por lo tanto, hay que pedirle autorización para las tres cosas.
En comparación con otros países, como en Estados Unidos en donde está permitido fotografiar a personas en zonas públicas (aunque no en todas partes: por ejemplo, si el propietario de una tienda o un restaurante no quiere, no se pueden hacer fotos en su establecimiento), nuestra ley es muy proteccionista y, por lo tanto, nos lo pone muy difícil a los que nos dedicamos a la fotografía para tomar fotos en la calle y publicarlas.

C35: Volviendo a la Ley Orgánica 1 / 1982 ¿ es vigente o debería reformularse a los tiempos actuales?

MRV: La ley me parece demasiado proteccionista, sobre todo en lo que respecta a los derechos de imagen en espacios públicos, ya que considero que cualquiera que se encuentre fuera de un ámbito privado debería poder ser fotografiado, tal y como sucede en Estados Unidos, donde es legal hacer fotos de gente en espacios públicos sin su consentimiento.

Sin embargo, creo que tampoco debemos dramatizar. La Constitución es de 1978 y la ley, de 1982. Desde entonces, muchos fotógrafos españoles como Jose Manuel Navia, Cristina Garcia Rodero, Joan Colom, Tino Soriano y tantos otros han “infringido” la ley reiteradamente por haber fotografiado y publicado imágenes de multitud de personas sin su consentimiento. Y no ha ocurrido nada! Y si ellos lo hacen, ¿por qué no deberíamos de hacerlo los demás?

Los peregrinos de Usera ©Cristina Garcia Rodero

New York ©Navia

En los años que llevo trabajando como fotógrafa y editora gráfica, jamás he tenido ni he sido testigo de ninguna denuncia por atacar el derecho de imagen de nadie. Aunque cada vez la gente está más sensibilizada y tiene más conciencia de la propia imagen y del riesgo de perder el control sobre ella debido a la proliferación de cámaras y el uso de Internet, es muy difícil que nadie se atreva a denunciarnos, ya que hacerlo es costoso y requiere un esfuerzo económico considerable. Además, como el derecho a la imagen entra muchas veces en conflicto o contradicción con los derechos a la información y la libertad de expresión (reconocidos también por la Constitución), la ley contempla algunas excepciones (artículo 8.2) que alivian en parte el problema a los fotógrafos.

Creo que, ante todo, es una cuestión de sentido común. Por suerte, muchas personas lo tienen y gracias a ello, los fotógrafos tenemos un cierto margen a la hora de hacer fotos en la calle

C35: Por último y a modo teórico: ¿cuáles serían para ti las condiciones ideales para el libre desenvolvimiento de un fotógrafo en los espacios públicos?

MRV: El desideratum sería que los fotógrafos pudiéramos captar, publicar y difundir libremente imágenes de cualquier persona o cosa que se hallara en un espacio público, ya sea en la calle, un restaurante, un museo, un edificio de la administración o en el metro. Pero me temo que en los tiempos que corren, con la amenaza terrorista sobre nuestras cabezas y el miedo a los pedófilos, eso es una quimera.

Etiquetas:, , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (15)

  • Avatar

    Toni Porras

    |

    Una entrevista muy interesante, y una verdadera lastima que en España el tema de la fotografia de calle este como esta, nunca sabes si haces bien o te vas a meter en algun problema.

    Reply

    • Avatar

      Calle 35

      |

      Es verdad, Toni. Por eso el tema del uso del espacio público debe ser debatido en todas las esferas de la sociedad. Y en especial por los fotógrafos y los medios de comunicación.
      Gracias por tus comentarios!!

      Reply

  • Avatar

    Tino Soriano

    |

    Gracias por la cita, M. Rosa.! Mi preocupación hoy en día va más encaminada a evitar teléfonos móbiles y otros dispositivos en el encuadre que no a preocuparme por las posibles demandas. Eso sí, a la que hay niños jugando por las calles, a la segunda foto mejor márchate, o habla uno a uno con todos los padres para que cuando luego tengas el consentimiento, los niños ya estén al otro lado de la plaza y la foto que viste ya no tiene razón de ser. Un abrazo a todos

    Reply

    • Avatar

      Calle 35

      |

      Sí Tino, a los teléfonos hay que sumarles las bolsas plásticas de los supermercados, algunos carteles de tránsito y en algunos casos, los cables que cruzan las calles.
      Nosotros también compartimos la idea de no preocuparnos por las posibles demandas judiciales. La fugacidad urbana no espera y como dice María Rosa en la entrevista, no podríamos hacer instantáneas urbanas.
      Nosotros creemos que el problema reside en el comportamiento de la gente en los espacios públicos españoles. Justamente y debido a los miedos colectivos, los niños en Europa tienen otro tratamiento que los niños en Asia. Por ejemplo. Gonzalo Juanes no podría hacer ahora con total libertad las fotos de niños que hacía en la década del 60. Tendría algunos problemas. Creemos que allí está el debate de los espacios públicos: educar y concientizar a la ciudadanía que los espacios públicos son de todos y no de algunos sectores que legitiman ciertos discursos y miedos.
      Otro abrazo para ti, Tino y gracias por darte una vuelta por aquí.

      Reply

  • Avatar

    David Salcedo

    |

    Queria añadir que la gente es recelosa a ser fotografia en este pais porque durante mucho tiempo se vivio con miedo. Me explico en la epoca de Franco se dieron muchos casos, y hablo por referencias familiares, de gente que fue fotografia en la calle y esa imagen fue utilizada por vecinos y de mas para denunciar a las autoridades franquistas.

    Reply

    • Avatar

      Calle 35

      |

      Sí, David….40 años de dictadura hacen mella en la gente y no es fácil olvidar esos miedos públicos.
      Un abrazo!!

      Reply

  • Avatar

    Sergio Bayona

    |

    Me parece a mi que en el comentario de David Salcedo se le ha ido un poco la pinza. Independientemente de que lo que cuente sea verdad, ¿de verdad vosotros pensais que cuando la gente nos ve realizando fotografias y tratamos de retratarles, se les viene a la cabeza Franco? ¿que ese es el motivo por el que hay gente que recela de ser fotografiada? Pues deberian ser gente de 50 años minimo para arriba, y gente que no le gusta los hay de 20, 30, 40, 50, etc…. ademas, ¿cuanta gente tenia una camara en el año por ejemplo 1955? No hombre no, que tendra que ver una cosa con otra. Creo que el motivo real es lo que comentaba Maria, que la gente cree que se va a traficar con su imagen y que se creen que vale algo. Chorradas porque gente como esta despues ven una camara de television de la reportera de turno diciendo lo llenas que estan las pistas de esqui este año y se pegan por salir en el plano, en fin… paradojas de la vida. Saludos.

    Reply

    • Avatar

      Calle 35

      |

      Hola Sergio: cada uno de nosotros tiene una perspectiva o mirada diferente del otro. Y David Salcedo tiene su forma de pensar tan respetable como la de cualquier otra persona, incluída la tuya.
      Él puede pensar lo mismo que tu con tu opinión y creo que decirle “que se le ha ido la pinza” es un comentario que no nos lleva a ninguna parte.
      Lo interesante de todo esto es que el espacio público es de todos y no de unos pocos y posiblemente haya muchos que no quieren que los retratemos por cuestiones económicas pero también y en muchos casos, no podemos o no nos dejan sacar fotografía en espacios públicos como estaciones de trenes, puentes y otros lugares…..y esgrimen razones geopolíticas…cuestiones económicas también? razones políticas? creo que Salcedo quiso referirse a Franco como sinónimo de dictadura, falta de libertad, miedo o lo que quieras llamar….en ese sentido, creo que España aún no tiene una madurez social sobre el uso democrático de los espacios públicos como si tienen otros países. Y creemos que allí está el tema y que no deja de ser un problema para cada uno de nosotros.

      Reply

  • Avatar

    Sergio Bayona

    |

    Bueno, yo creo que no ha sido ningun comentario ofensivo, tan solo era una expresion coloquial, como sinonimo de exageracion. Sospecho que todos nosotros utilizamos expresiones de este tipo casi a diario y no se pueden entender como ofensivas. En cualquier caso me reitero en que el decir que el motivo del recelo de la gente se debe a que se acuerdan de Franco, creo que si es exagerar, por las razones que ya he comentado antes, que alguna persona habra no digo que no, pero sospecho que ese motivo ocurre en un porcentaje ínfimo y no es la causa principal. En fin que tampoco queria crear ninguna polemica, y por supuesto que respeto todas las opiniones al igual que me gusta que se respeten las mias. Puede ser debido a que estoy mucho mas familiarizado en escribir en foros sobre fotografia en los que compartimos una misma pasion y en el trato existe mucha mas familiaridad y compadreo que nos permiten estan licencias expresivas, incluso nos decimos “cosas peores”

    Reply

  • Avatar

    Pilar Silvestre

    |

    Aún a riesgo de provocar otro intenso debate, de esos en los que acabo con migraña, sigo con mi lucha personal en contra del término “robados”, creo que deberíamos empezar a luchar por erradicar este término de la streetphoto , por mucho que esas fotografías se hayan tomado sin permiso . El término robado no és que se use en España, el término robado viene del mundo del corazón, donde distinguen entre – Posado ( Donde cobran una pasta) / Pactado ( Donde te cambio unas fotos por otras porque me comprometen o no salgo bien ) / Robado ( donde me has pillado con los michelines fuera, por lo que me jode que me retraten y encima no cobro ) , pienso que , como fotógrafos de calle, no debemos ponernos a su altura , y me reitero en que és un término despectivo, y como tal, duele, a mí me duele, quizás por que amo demasiado la fotografía de calle, y yo no robo nada a nadie, yo capto una instantánea, donde las personas pueden ser más o menos protagonistas, son un mero elemento en una composición de calle, no me interesa ni fulanito ni menganito, me interesa, la gente, la calle. Si todos pusiéramos de nuestra parte, éste término .. que no és nuestro, se erradicaría. Los paparazzi harán fotografía , pero no los puedo poner a nuestro nivel, no , me niego, ellos pillan a la gente por pasta , a ellos les encomiendan a pillar a esos personajes sea como sea, no tiene nada que ver con la fotografía de calle. Es más , si todos somos conscientes del daño que hace, por qué seguimos utilizándo? yo no pinto nada, pero vosotros que moveis a muchísima gente, creo que sería una buena iniciativa el intentar inculcar a la gente que no se utilice ese término.Con permiso o sin él, el término “robado” es despectivo , repulsivo , son retratos urbanos, retratros de calle, retratos fugaces, retratos furtivos, como quieras, pero utilizar ese término no ayuda nada a este tipo de fotografía, en primer lugar porque ya de por sí la criminaliza, y después porque conduce a equívocos, da a entender que con tener una cámara y un objetivo ya puedes salir a la calle a hacer fotos, sin más, a desconocidos, y antes de eso hay que aprender cual és el motivo de la fotografía de calle y que hay leyes que nos limitan. En caso de demanda, en caso de juicio, si nos presentamos con la palabreja en la boca, poco podremos hacer para defendernos, o bien les mostramos nuestro lujoso álbum de fotografías titulado “Robados urbanos” para acabar de rematar la jugada, en estas condiciones , siempre tendremos el juicio perdido, si es que encima nos inculpamos!!!

    Reply

    • Avatar

      yo

      |

      Llevas razón, no olvidemos que desde el punto de vista que hablamos una persona tiene la misma importancia -en la composición- que una farola, su sombra, una esquina o un perro que pase por allí…………

      Reply

  • Avatar

    Pilar Silvestre

    |

    Mirad si tenemos delito, que acaba de sacar Thomas Leuthard uno de sus e-books traducido al español por otro fotógrafo, y cada vez que Leuthard decía que él les llamaba “Candid Street Portraits” , el traductor se empecinaba en traducirlo con “robados urbanos” , si es que tenemos lo que nos merecemos.

    Reply

    • Avatar

      Pilar Silvestre

      |

      Es más , como decía Pikkabbu de Ojo Digital , es un contrasentido completo, candid significando fair (justo, limpio), honest (honesto, honrado) y casual (informal).
      adjective
      Candid is defined as someone or something said which is fair, honest or said in a casual way.
      A person truthfully telling why their marriage ended is an example of candid.
      The definition of candid is informal or natural.
      Photos taken of babies are often examples of candid photography.
      A photograph that isn’t posed is an example of a candid photograph.

      Reply

  • Avatar

    Félix Pantoja

    |

    Totalmente de acuerdo con lo expuesto por Pilar Silvestre, se puede dicir más alto pero no más claro.

    Reply

Deja un comentario