Fotografía de calle y niños

Al finalizar las charlas en mis últimas conferencias sobre “fotografía de calle”, en el turno de preguntas, el público asistente se ha interesado más sobre el derecho a la intimidad de las personas que son fotografiadas en la calle que de la fotografía callejera propiamente dicha. Y dentro del derecho a la intimidad el tema más recurrente es siempre el de si se puede fotografiar a niños o no. En este último caso, siempre pongo como ejemplo la famosa fotografía de Cesar Lucas del niño rubio sobre el hombro de su padre en una manifestación por las calles de Madrid. La fotografía fue publicada en la última página del diario El País el 23 de junio de 1976 y con el paso del tiempo se ha convertido en una las imágenes más icónicas de la transición española. En ella se ve representada el entusiasmos de la nueva sociedad que empezaba a manifestarse y que miraba el futuro con optimismo. Hoy, 40 años más tarde y con una democracia consolidada esta imagen no se podría haber publicado sin el consentimiento de los padres o, en su defecto si se hubiera hecho, la cara tendría que haber sido difuminada o pixelada.

Cesar lucas Pixelizado

Foto © Cesar Lucas

ee175-cesarlucas2

Foto © Cesar Lucas

Sobre este aspecto el Tribunal Supremo sentenció el 30 de junio de 2015 lo siguiente:

«La imagen, como el honor y la intimidad, constituye hoy un derecho fundamental de la persona, consagrado en el artículo 18.1 de la Constitución, que pertenece a los derechos de la personalidad, con todas las características de estos derechos y que se concreta en la facultad exclusiva del titular de difundir o publicar su propia imagen pudiendo en consecuencia evitar o impedir la reproducción y difusión, con independencia de cuál sea la finalidad de esta difusión y que en el caso de menores tiene como presupuesto el hecho de que siempre que no medie el consentimiento de los padres o representantes legales de los menores con la ausencia del Ministerio Fiscal, la difusión de cualquier imagen de éstos ha de ser reputada contraria al ordenamiento jurídico (SSTS de 19 de noviembre de 2008 ; 17 de diciembre 2013 ; 27 de enero 2014, entre otras). En definitiva, es la propia norma la que objetiva el interés del menor y la que determina la consecuencia de su desatención.»

No seré yo quien discuta una decisión del Tribunal Supremo, pero quiero poner algunas imágenes que todos tenemos en la retina para que reflexionemos sobre el asunto.

 

GB. England. New Brighton. From 'The Last Resort'. 1983-85.

Foto © Martin Parr

GB. England. New Brighton. From 'The Last Resort'. 1983-85.

 Foto © Martin Parr

Alex web_pixelizado

Foto © Alex Webb

Alex web

Foto © Alex Webb 

Trent Parkepx

Foto © Trent Parke

Trent Parke

Foto © Trent Parke

Mark Cohen_px

Foto © Mark Cohen

Mark Coen

Foto © Mark Cohen

Helen Levitt_1px

Foto ©  Helen Levitt

Helen Levitt_1

Foto ©  Helen Levitt

david alan harveypx

Foto © Allan Harvey

david alan harvey

Foto © Allan Harvey

William Egglestonpx 

Foto © Eggleston

William Eggleston

Foto © Eggleston 

Gueorgui Pinkhassovpx

Foto © Gueorgui Pinkhassov

Gueorgui Pinkhassov

Foto © Gueorgui Pinkhassov

 

En mayo de 2013 Mingo Venero escribía “En la calle también hay niños” también en este blog, lectura la cual recomiendo http://calle35.com/en-la-calle-tambien-hay-ninos/

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (5)

  • Avatar

    Christian Ferrer

    |

    Querido Luis,

    Has mostrado una de las pocas imágenes de Pinkhassov en las que muestra un rostro claramente. Pinkhassov es uno de mis fotógrafos favoritos y un maestro ocultando de forma sutíl a las personas mediante la abstracción, sombras, composición especial …

    En mi caso particular nunca pido permiso ni para niños ni para adultos porque si pidiéramos permiso se perdería toda la naturalidad.

    Dicho esto como contraprestación siempre intento que los sujetos lleven gafas de sol, estén ocultados por las sombras, miren de lado, se vean pequeños en el encuadre o en forma de silueta.

    También se pueden publicar al cabo de varios años ….

    Es una forma de respetar la intimidad de las personas y además artística como el gran maestro Pinkhassov.

    Obviamente todos los ejemplos que has mencionado son increíbles y hay veces en que no se puede obviar el rostro porque la emoción del rostro es la foto.

    Reply

  • Avatar

    moncat

    |

    Este es un tema con el que he reflexionado muchas veces. Las leyes las hacen funcionarios de los estados, presionados, a veces por la propia sociedad, o a veces por grupos de presión, leyes que ahora dicen una cosa, y al tiempo lo contrario, pero que al final nos afectan a todos. A partir de ahí, cada uno se acomoda, esquiva o cumple ligera o estrictamente la ley.
    Lo que me revienta, es esta falsa moral que envuele a nuestra sociedad, en muchos aspectos y tratándose de menores más aún. Hay en el presente, en multitud de exposiciones, y medios gráficos, fotos con niños semi-desnudos, desnudos, o con situaciones de miseria o sufrimiento, y nadie se escandaliza, porqué se trata de niños que no forman parte de nuestra sociedad, son de lo que llamamos el tercer mundo. En cambio, fotografiamos una niña comiendo un helado en una de nuestras calles, y debemos pixelar o difuminar su cara. Tremenda hipocresía.

    Reply

  • Avatar

    Moises Lucas

    |

    Absolutamente de acuerdo con el comentario antetior.Me gustaría añadir lo contentos que exponemos a nuestros hijos si la camaras es de tv. Ahí no importa, al contrario, encantados del canutazo.

    Reply

  • Avatar

    Enric Costa

    |

    Hola,

    Cabe mencionar que las fotos que aparecen arriba son fotos de fotógrafos estadounidenses, en su mayoría. Las leyes de EEUU permiten fotografiar en la calle o en cualquier lugar público siempre que las imágenes no muestren desnudo o falta al honor de la persona fotografiada. Incluso es legal fotografiar en el metro de Nueva York. En mi opinión, no sirven de contra ejemplo a lo mencionado en la entrada del blog.

    Saludos.

    Reply

  • Avatar

    Fernando Barragán

    |

    Totalmente de acuerdo con las primeras entradas. La sociedad es tremendamente hipócrita: no se puede fotografiar a personas en nuestras calles ni a los niños, aunque no haya nada ofensivo en las imágenes, pero luego se hacen exposiciones de los grandes maestros donde se muestran sus grandes obras sobre fotografía callejera. Y en efecto, si las fotos son de otros países o del tercer mundo, no pasa nada.
    Podéis ver otros comentarios míos en mi blog:

    http://fbphotoblogger.blogspot.com.es/2012/04/centenario-nacimiento-robert-doisneau.html

    Reply

Deja un comentario