La ciudad invisible

Siempre he sido consciente que en ciertas ciudades y en ciertas épocas no hubiera durado un suspiro. Nueva York es una de esas urbes, y quizás su momento más salvaje, descarnado y deshumanizado fue el que vivió entre los setenta y mediados de los ochenta del siglo pasado. Si hubiera ejercido la fotografía en aquellos años lo más seguro es que ni hubiera pisado la calle con una cámara.

10-custom

Fotografía ©Ken Schles

Por suerte existen tipos duros en la fotografía y gracias a ellos nos podemos hacer una idea de situaciones de las que rehuimos en la vida, pero a las cuales nos acercamos con curiosidad y algarabía cuando las vemos en papel. Ken Schles es uno de estos fotógrafos y su libro Invisible City (1988) es un relato penetrante y áspero de las cenizas sobre las que se cimienta la ciudad de los rascacielos.

3

Fotografía ©Ken Schles

Un Ken Schles recién salido de la escuela en 1983 se atrinchera en su recién alquilado apartamento del East Village. Aprovecha que el dueño ha tapiado puertas y ventanas, para que los drogadictos no entren, e instala en él su precario cuarto oscuro y comienza fotografiar como si fuera un experimento, un sueño y un duelo.

couple-fucking-1985

Fotografía ©Ken Schles

El resultado es un libro que te acaricia brutalmente la piel y te la eriza. Mientras, el ojo recoge todo un absurdo de formas, contrastes y de trepidaciones de cámara que consiguen suprimir por completo la historia acercándonos a los sentimientos de fragilidad que debió sentir toda una generación perdida por las drogas y el SIDA.

Vídeo del trabajo.

Etiquetas:,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (9)

  • Avatar

    Luisa

    |

    Pues sí, las fotos son brutalmente buenas. Lo que es criminal son los textos sobreimpresos en medio de las fotos.

    Reply

    • Avatar

      David

      |

      Bueno lo vamos a considerar un elemento mas de lo que se sirvió el autor para transmitir 🙂

      Reply

  • Avatar

    moncat

    |

    Me sorprende que digas que hubieras durado un suspiro. Si alguien me hubiese pedido opinión hubiera dicho todo lo contrario, pero es bueno equivocarme, me da pistas para entender los trabajos de quienes admiro.

    Reply

    • Avatar

      David

      |

      Un suspiro y menos que siempre ando con un paquete de pañales a mano jajajajajaj.

      Reply

  • Avatar

    Conchita

    |

    Los trabajos de Ken Schles son siempre impresionantes. Este libro se complementa con el de Night Walk, que en mi opinión es aún más duro e interesante, ya que afronta los problemas de esa generación perdida de la que tu hablas de una manera mucho más directa.

    https://youtu.be/U2OeyQEyZg0

    Reply

    • Avatar

      David

      |

      Conchita tienes razón, no se entiende el uno sin el otro y desde luego el segundo es mucho más duro… quise hablar de este curro pues me parece algo mas desconocido.

      Reply

  • Avatar

    streetphotography.es

    |

    Nos han estremecido David. Vaya imágenes tan dramáticas de aquella generación “invisible”. Esos b&n contrastados entran directos al alma. Que bien ha expresado lo vivido en esos entornos. Un gran trabajo sin duda.

    Reply

    • Avatar

      David

      |

      Un gran trabajo si señor. Que no se te pase echarle un vistazo a Night Walk del que habla Conchita que es un currazo!!!

      Reply

  • Avatar

    David Fidalgo

    |

    Sin duda, una ciudad y una época cuanto menos interesante. Lo bueno de trabajos como el de Ken Shcles, es no sólo la labor artística si no documental, de aquello que sólo se ve “de pasada” en otros medios.

    Se critica mucho desde otros sectores de la fotografía (donde prima mas lo estético y la corrección) la labor de la fotografía callejera. Pero es al final esta última, la que perdurará durante años gracias a aquellas tomas (como las que nos deja este artículo), que nos sacuden la retina, y nos reflejan como sociedad.

    Reply

Deja un comentario