Sobre composiciones y proporciones

Este post es cortito y al pie, como decimos en Argentina.   Hace un par de semanas empecé a jugar el juego ése que se llama «Instagram.»

Entre algunos fotógrafos «serios», está medio de moda despreciar Instagram, de la misma manera que hace unos años estaba de moda despreciar la fotografía hecha con celulares.

«Instagram está acabando con la creatividad en la fotografía,» «Instagram e Hipstamatic son para gente holgazana.» etc. etc.

Yo no pienso así, pero eso es tema para otro día. En Instagram pongo fotos sacadas con el celular, pero también fotos de mi portfolio, previamente publicadas en mi fotoblog, que existe desde 2005. Y sobre éstas quería escribir. Me he dado cuenta de que ¡muchas de mis fotos funcionan perfectamente en formato cuadrado! Esto para mi fue casi una revelación: siempre he sido de esos «snobs» que consideran la composición como algo sagrado, y siempre me he limitado a un formato 3:2.

En mis portfolios principales rara vez se ven fotos con otras proporciones, y es más: casi nunca saco verticales. Supongo que esto viene de ver a grandes como Cartier-Bresson, que decía que él jamás cortaba sus encuadres, y siempre imprimía el cuadro completo. Ésto lo decía con muchísimo énfasis y sin cansarse de insistir, incluso sobre su famosa foto «Detras de la estación de St Lazare,» con el hombre saltando sobre el charco.

Lo que es gracioso: hace algunos años alguien publicó el negativo original, y resulta que la foto que conocemos no es el cuadro completo. Pero la anécdota no importa: Cartier-Bresson siempre tuvo la intención de componer en la cámara e imprimir el cuadro completo. Y de ahí me viene a mi. Pero a pesar de todo eso, resulta que muchas de mis fotos, si uno tiene un poquito de cuidado por dónde corta, se ven igualmente bien en 1×1. Tal vez esto hable de la pobreza de algunas de mis composiciones. Pero yo lo tomo como una invitación a relajar un poco las reglas autoimpuestas.

Lo que importa es el resultado final, y si cortando de rectángulos a cuadrados la foto queda bien igual, pues nadie necesita arrancarse los pelos. Aquello de que «las reglas están hechas para romperse» es algo que es bueno tener presente permanentemente.

Los dejo con unas cuantas de mis fotos, tal como aparecen en Instagram. Para quenes quieran seguirme: http://instagram.com/juanbuhler.

Otros miembros de Calle 35 usan Instagram, más de uno de forma más interesante que yo. Voy a dejar que pongan sus links en los comentarios, para no pecar de indiscreto.

Etiquetas:,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario