Un viaje personal

dudas que tengo durante los procesos de edición. Aunque al final dejo alguna certeza, la mayoría son interrogantes. Había empezado a seleccionar buscando un conjunto de street photography y al ver estas fotos se disparó la eterna cuestión ¿qué es street photography? La definición general que más me gusta es la de London Festival of Photography “un-posed, un-staged photography which captures, explores or questions contemporary society and the relationships between individuals and their surroundings.” Pero la cosa no acaba ahí, porque surge la pregunta ¿qué no es street? es casi más importante que la primera. Y para aclarar esto me gusta la frase de Nick Turpin “It is a simple ‘Zen’-like experience…” Ambas partes coinciden de lleno con las ideas de Rafa Badía, el aspecto documental y el lúdico. Los dos ejes principales que se tienen que traducir en el tercero: el estético. En estas fotografías, tomadas con segundos de diferencia, la experiencia es la misma, pero no sirven de la misma forma al aspecto documental y por supuesto no tienen la misma carga estética. Es en el supuesto documentalismo relacionado a la street photography donde están mis principales problemas filosóficos, que abordó desde una perspectiva personal, en lo que podríamos llamar el “camino del autor”. Empecé a hacer street photography por una necesidad irracional e inexplicable, como empiezo casi todos mis trabajos. Pero el tiempo ha agregado una convicción: “nuestro tiempo y lugar deben ser retratados”. Esta certeza nació frente las fotos de Joan Colom. Entre sus fotos y mis ojos había un contraste. En esa época fotografiaba mucho el Raval. El vínculo “mi lugar” versus “otro tiempo” es la clave para comprender la importancia de la street photography. Entendí que la práctica sistemática del género es un legado que trasciende al autor y al sujeto. El autor solamente es útil como mensajero. El legado de Colom, Winogrand, Evans, Maier y tantos otros trascienden su esteticismo y nos transportan a otro tiempo, a mundos que han desaparecido. No me emociono por la composición, el estilo o la coherencia sino por cómo funcionan como ventanas al pasado, por su capacidad de contar una historia. Me llama la atención la ropa, las tipografías de los periódicos y sus titulares, los coches. La tetera del bar, que de ser París podría seguir siendo casi la misma, pero si la foto es de Nueva York seguramente hoy sería completamente diferente. Muchas veces hago un ejercicio ¿qué cuenta mi foto de este tiempo? Envejecerán como las de Colom. ¿Dentro de 50 años la serie de libros Passengers tendrán el peso que hoy tienen los de Evans, Baudrillard, Agou o Davidson? Si una foto puede responder a estas preguntas empieza a parecerse a la street que quiero conseguir. No disparo street para consumirla hoy, sino para que sea consumida dentro de varias generaciones. Hasta aquí el primer eje y el primero post. Seguiré con el aspecto lúdico/zen en el siguiente, y si tengo valor, tal vez, me atreva con un tercero de estética (siempre desde mi visión personal). ¿Qué foto elegí? Por ahora las dos. La de la derecha entra mejor dentro de mi serie street portraits y la otra era más comercial para el consumo en redes sociales y fue publicada en el fotoblog. Normalmente edito en saltos de tiempos. Hago una primera selección durante o inmediatamente al llegar del viaje. Una segunda un año después. Y otra, la definitiva, en algún momento posterior. Este par fueron el rompedero de cabeza en la segunda vuelta. PD: sí el título es un guiño a la serie “Cosmos: un viaje personal” de Carl Sagan, especialmente al primer capítulo “En la orilla del océano cósmico”.

El momento decisivo

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (18)

  • Avatar

    Eduardo de Francisco

    |

    En mi modesta opinión: la segunda, con diferencia. La de la izquierda es demasiado obvia y explícita. La de la derecha es ambigua al ocultar los ojos de la chica, al mostrar otro tipo detrás y al mostrar más paraguas.

    Reply

  • Avatar

    Fran Simó

    |

    Hola Eduardo… ahí está justamente el tema la de la derecha es más directa y eso documenta mejor.

    Si queremos dejar una hulla del tiempo lo obvio es lo importante. Ser ambiguo es contraproducente, aunque sea más bonita. A eso me refería con la entrada, en la street primero debería ir el eje documental, tal vez después la experiencia del fotógrafo, como camino personal, pero siempre, al final y como una herramienta la estética.

    Pero hoy hay tanta street que se nubla en la estética y se olvida de lo documental que el tema me preocupa.

    Reply

  • Avatar

    Marcelo Caballero

    |

    Interesante reflexión suscita este post.
    Yo quiero agregar un granito de arena a este tema. En mi opinión, creo que todo va en una misma línea. Ninguna es más importante que otra y me refiero que lo documental es tan importante como el conocimiento y la estética. De la misma manera también es importante que cuando salimos a la calle nos dejemos llevar por el instinto al encuentro de una imagen.
    Ninguna prioriza a la otra, van juntas. A mi el tema comienza a preocuparme cuando detrás no hay un proyecto, ése sería el eje central en la street contemporánea. Sino, el subgénero documental tiene los días contados como testimonio lúdico de nuestra éppca.

    Reply

  • Avatar

    Fran Simó

    |

    Sí, qué eje es más importante es un tema de cada fotógrafo. A mi siempre me ha tirado más el documento que le estética.

    Lo importante, creo, es que nos hagamos estas preguntas, aunque solo sea para llegar a la conclusión de que no nos importan 😉

    Reply

  • Avatar

    Carlos Prieto

    |

    Interesante, como ya se ha dicho depende de cada fotógrafo.
    Para mi un proyecto basado en la estética puede ser algo muy muy potente. Pongamos por ejemplo el trabajo de Saul Leiter con su Early Color. Es un proyecto eminentemente estético, pero ¡qué proyecto! Y al mismo tiempo documenta.
    Del mismo modo American Color del maestro Manos. Otro proyecto fotográfico basado en la estética pero que supura años ochenta en la mayoria de sus imágenes. Esos peinados, esas hombreras…
    Para mi, forma y fondo tienen que ir de la mano. Y si no es así, se tiene que buscar.
    Aunque tengo que reconocer que priorizo la forma. Un proyecto con un tema potente pero con una estética deficiente no me entra.

    Reply

  • Avatar

    Fran Simó

    |

    Soy un fan absoluto de Early Colors. Pero ¿estaba Leiter haciendo street? o ¿estaba jugando con color en la calle? También me encanta el trabajo de Titarenko…

    Para mi la respuesta a esto es muy sencilla, depende de la intención del autor, no de las fotos. Lamentablemente ahora no tengo el libro a mano para confirmarlo. Por aquellos tiempos, dificilmente alguien quisiera decir que hacía “street photography” un termino relacionado con los fotógrafos que hacían retratos en la calle con sus paradetas de revelado incluido. Pero ¿su intención era documentar? o ¿solo pintar con color? Sí, uso como tema la calle, pero ¿es eso suficiente para considerar un trabajo de street? Entonces, cualquier foto hecha en la calle es street, mejor o peor, pero es street.

    Por otro lado, creo que estamos perdiendo otra cuestión que quería plantear y que aparece en el comentario de Eduardo: lo obvio. Cuanto más obvio y sencillo es el contenido mejor documenta. De aquí pasamos al otro gran interrogante que me hago siempre ¿qué clase de documento son las fotos de street cómicas? Solo están hablando de la excepción y de la maestría del fotógrafo en captar momentos curiosos, pero ¿qué valor documental pueden tener esas imágenes? Para mi, si buscamos un mínimo rigor documental, esas imágenes son ruido.

    Estas son las preguntas que me hago cuando disparo y cuando edito, y muchas, pero muchas veces llego a la misma conclusión: tal vez yo no sea un street photographer.

    Dicho de otra forma ¿realmente podemos entender todo lo que hay dentro de Street Photography Now como street photography? Es decir, pueden compartir Titarenko y Matt Stuart el mismo género. Como decía antes, la respuesta, para mi, depende más de la intención del autor que de la foto en si misma.

    Reply

  • Avatar

    Luis M. López

    |

    Creo que como fotografo deberia estar en el mismo plano de igualdad el documento y la forma de presentación de ese documento, es decir, la estetica. No debemos olvidar que intentamos transmitir algo, pero ese algo debe tener fuerza e impacto visual. Un Saludo y enhorabuena por la pagina.

    Reply

  • Avatar

    hugo solo

    |

    Pregunta que es early colors y fotografia subdocumental.

    Reply

  • Avatar

    Carlos Prieto

    |

    Fran,
    En la época de Leiter la etiqueta street no existía pero eso no es algo que me preocupe demasiado. Por poner otro ejemplo, ¿Vivian Maier salia a la calle con la intención de hacer street? Maloof y cía no han dudado en ponerle la etiqueta. Tampoco me preocupa, me interesan las imágenes por si mismas.
    Pensando un poco podemos decir que Leiter y Nils Jorgensen en esencia hacen lo mismo. Su intención no creo que sea documentar, utilizan las calle como una excusa para conseguir imágenes con una determinada estética y un trabajo con un corpus visual determinado. Para mi, una de las dos maneras que históricamente se han ido creando proyectos en esto de la foto de calle.

    Reply

  • Avatar

    hugo solo

    |

    Ahora queda lo de early colors.

    Reply

  • Avatar

    hugo solo

    |

    Quizas es esto cuando te refieres a early colors .

    Reply

  • Avatar

    Fran Simó

    |

    Carlos, gracias por el link para Hugo.

    Exacto, le han puesto una etiqueta y ¿la opinión de ella no cuenta?

    Si lo que interesan son las fotos, al final, llegamos a lo mismo, cualquier foto hecha en la calle es street, le falta que un comisario la bautice.

    Y ahí es dónde apunto. Si lo que hacemos street no tenemos un discurso, no somos más que un grupo de frikis que salen a la calle a cazar imágenes bonitas. ¿Qué nos diferencia de las fotos de turistas?

    Porque el corpus visual no se hace al disparar, se hace al editar. Y te aseguro que cogemos a cualquier persona le damos una cámara y le hacemos hacer fotos en la calle durante un año, digamos 50,000 fotos, sacaremos un cuerpo visual al editarlo, y además, será bueno.

    Entonces de vuelta ¿qué es y que no es street photography? Si cada uno tiene su propia definición, en la que la opinión y la intención del autor no son relevantes ¿se la puede considerar una forma artística? Hoy el arte no se define por el resultado, sino por la intención.

    La dudas me vienen porque, dada un supuesto debate, me es mucho más fácil sostener y defender un trabajo de postfotografía que uno de street y cualquiera que se haya pasado por el Santa Mónica entenderá que la forma en la postfotografía está muy dejada de lado (para mi es patética por lo general). Pero los postfotográficos tienen un discurso muy bien atado, son artistas y hacen arte. Los streeters no. No solo no hay discurso, sino que ahora resulta que se puede hacer “street” en el campo…

    Lo del decálogo de la postfotografía no es una tontería. Lo digo en serio.

    Reply

  • Avatar

    hugo solo

    |

    Yo no me he preocupado nunca simplemente tengo una pagina con streetphotography pero solo toco un tema y esto lo vengo coemntando desde hace ya tiempo intentar el discurso todo depende del editor del comisario como la invencion del instante decisivo etiquetas que si tienen una buena logistica calan vosotros como grupo puede que llegueis a ese discurso pero lo masivo tambien produce algo que no lleva a ningun lado todos fotografian lo mismo y no comparemos el discurso del artista que ya es viejo y lo puedes tener con un papel de fumar y el fotografo una camara objetivos hoy hay mayor posibilidad de un discurso artistico si queremos de la mano de los moviles y sus apps ya que la fotografia aun se hace mas extensa en su forma de mirar de una forma clasica a la posibilidad y tambien de forma masiva ya que los artistas juegan con ventaja cuando cogen una camara y los fotografos en su mayoria no el discurso y lo de saul leiter una etiqueta como tu dices obviando un estudio en profundidad y preocuparse en el discurso de los artistas que tambien son fotografos es aquello de ahondar en el complejo del fotografo que no puede ser artista si no fotografo cuestion de cultura de educacion que se yo etc etc.

    Reply

  • Avatar

    hugo solo

    |

    Salida callejera por … sin comentarios.

    Reply

  • Avatar

    Daniel Povedano

    |

    Muy interesante post.
    Yo creo que tenemos que liberarnos de si hacemos una cosa o hacemos otra, de si somos puristas o vanguardistas, si es en color o es en blanco y negro, …etc. Lo que nos debería importar es si nos satisface lo que hacemos y si trasmitimos lo que queremos transmitir con la imagen. También pienso que toda imagen es un documento gráfico queramos o no, en ellas salen personas, objetos, lugares, que fueron sacadas en un pasado, cercano pero pasado y eso hace que quede documentado como vivimos la época que vivimos y cuanto mas tiempo pase será mas documento pero no menos arte.

    Reply

  • Un viaje personal, segunda parte – Fran Simó

    |

    […] preguntas no está mal. En la búsqueda de alguna respuesta estructuré el problema en tres partes: la función documental, la experiencia y la estética de la street photography. Es en la experiencia donde encuentro más […]

    Reply

Deja un comentario