¿Eso es fotografía de calle? ¡Pues yo tengo un montón de esas!

Esto podría ser algo parecido a lo que hemos podido oír en más de una ocasión los que enseñamos nuestras fotos urbanas.

Antes de seguir quería puntualizar que el titular quedaría más rotundo si dijese: “¿Eso es “street photography”? ¡Pues si,  yo tengo un montón de esas!”, pero debido a que no me gusta nada referirme a la fotografía de calle o fotografía urbana con un anglicismo,  he preferido decir fotografía de calle.

En estos últimos años la producción de fotografías de calle ha aumentado exponencialmente debido a las cámaras digitales, a internet y a las redes sociales. Esto tiene muchas lecturas positivas y la más importante creo que es tener la posibilidad de poder ver los trabajos de fotógrafos de todo el mundo. Ahora bien, del mismo modo, esa posibilidad es desmesuradamente grande y para ver algo realmente interesante hay que rebuscar mucho. El tiempo que se puede perder buscando es inversamente proporcional a la cantidad de fotografías interesantes que puedas encontrar.

Ha costado mucho tiempo para que a la fotografía de calle se le reconozca el valor que tiene. Y lo que está provocando esta masificación de fotografías es precisamente un retroceso en la valoración de este subgénero documental. Desde hace un tiempo hay una especie de moda por la “street photography” y únicamente deseo que no desencadene en un nuevo desprestigio de la misma.

Está claro que todo el que quiera,  puede hacer fotografías urbanas, el problema viene cuando todo el mundo se considera “street photographer”, ¿qué significa eso? ¿a quién define?.  Personalmente tardé muchos años en decir que era fotógrafo, no lo hacía conscientemente, creo que debía ser por respeto a la profesión, ya que a la fotografía la considero importante (con esto no quiero entrar en el debate de  pagar autónomos o no, los tiros no van por ahí en esta entrada). Para desarrollarse fotográficamente se requiere formación, conocimiento y mucha, mucha práctica, pero sobre todo saber lo que se quiere decir. Creo que únicamente con la palabra “fotógrafo” no es suficiente para poder definir a alguien que hace fotos…

Javi Vila, un buen amigo, quien iluminó “La Caverna de la Luz” se considera un aficionado a la fotografía, aunque lleva más de treinta años dedicados apasionadamente a tomar, revelar y mostrar sus fotografías. Nunca se ha dedicado profesionalmente pero os puedo asegurar que los que le conocemos y conocemos su obra le consideramos un buen fotógrafo.

¿Creéis que Vivian Maier se consideró en algún momento fotógrafa? Yo creo que se sentía fotógrafa aunque jamás enseñó una fotografía. Vivian Maier podría ser el polo opuesto de lo que está ocurriendo actualmente con millones de personas y sus millones de millones de fotos. Con esto no quiero decir que haya que “esconder” nuestras fotos para que se pierdan o que algún día alguien las descubra, pero seguro que nuestro trabajo tendría más peso si las dejáramos reposar un poco y, posteriormente, con criterio hiciéramos una edición de lo que enseñamos.

Robert Doisneau nos dejó reflexiones en sus múltiples entrevistas: “…Con gran sorpresa, la tercera edad acaba de caer sobre mis hombros. En este momento de la vida, donde la memoria globaliza los recuerdos, surgen con precisión los detalles cotidianos de los comienzos en la profesión. Mis jóvenes colegas no pueden imaginar con qué menosprecio eran considerados los que declaraban dedicarse a la fotografía. Hacía falta para ser tolerado en este medio artístico…”, “…Deseaba compartir esta alegría natural con otros cómplices porque los decadentes refinados me tenían alejado. En este entorno banal que era el mío recibía fragmentos de tiempo en los que lo cotidiano parecía liberado de la gravedad. Mostrar estos momentos podía ocupar toda una vida…”, “…me apoderé ligeramente de los tesoros que algunos de mis contemporáneos contenían inconscientemente, lo que facilitaba mi actividad; después todo resultó diferente: la lectura de las imágenes ya no estaba reservada a un grupo de iniciados. El sentido de las metáforas visuales era compartido por más gente. Yo me regocijaba en todos esos granos germinados en la casualidad de los días y que quizá florecían en el corazón de nuevos amigos…” o  “…Cuando yo empecé, nadie conocía a nadie. No había revistas que difundieran la obra de los fotógrafos más interesantes…”

Desde Calle 35 ofrecemos talleres en los que mostramos y comentamos la historia de la fotografía urbana a través de los autores más representativos. En estos talleres se realizan sesiones prácticas en grupos junto con uno de los miembros del colectivo. Por último se realizan visionados de las fotografías con comentarios constructivos para avanzar en el desarrollo técnico de vuestra fotografía urbana. Si estáis interesados en participar en algún taller podéis poneros en contacto con nosotros en el correo electrónico info@calle35.com

Personalmente también realizo cursos y talleres, si queréis información podéis escribirme a cursos@domingovenerobarberan.es Y aquí los previstos en Can Basté

Os dejo con algunas fotos de participantes en los talleres. Como cualquier fotógrafo,  con más o menos experiencia, con más o menos difusión de sus fotos, con diferentes motivaciones y discursos, pero con similar ilusión por seguir aprendiendo…

1_MONICA_LLENA

© Mónica Llena

2_MONICA_LLENA

© Mönica Llena

4_DAVID_RODRIGUEZ

© David Rodriguez

5_CARLES_SERRAIMA

© Carles Serraima

6_CARLES_SERRAIMA

© Carles Serraima

7_GERARDO_ANGIULLI

© Gerardo Angiulli

8_GERARDO_ANGIULLI

© Gerardo Angiulli

9_EDUARD_MASANA

© Eduard Masana

10_MARTA_HUERTAS

© Marta Huertas

Etiquetas:, , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (4)

  • Avatar

    David Lázaro

    |

    Pues si miras mi blog seguro que hay un montón de esas… 😛

    Qué buen post. Estoy totalmente de acuerdo. Yo me considero “un simple aficionado a la fotografía” tal y como defino siempre mis perfiles. Me gusta la fotografía de calle, y estoy en continuo aprendizaje, con lo que espero hallar un estilo que convenza (a mí y a los que las miren), alguna vez…

    Ojalá pudiera asistir a alguno de vuestros talleres. Falta de tiempo, como siempre. Si ya tenía envidia cuando iba a recoger a mi hija mayor en Can Basté los martes a las 19:00h (hacía un taller de pintura) y veía las personas que entraban al taller de fotografía, sabiendo ahora que es Domingo quien lo da, más envidia tengo si cabe.

    Un saludo y seguid así.

    Reply

  • Avatar

    Mingo

    |

    Sí, hay un montón!! Gracias, David por escribir.

    Hallar un estilo…uf… qué complicado…¿alguien te dijo cómo? Yo creo que el estilo propio se tiene ahí adentro y con el tiempo se va desarrollando, me refiero al estilo puro de uno. Hay fotógrafos que lo consiguen a base de imitar estilos, así consiguen las herramientas necesarias para después desarrollar un lenguaje propio.

    Por lo de los talleres, también los doy de manera individual. Si quieres escríbeme un correo y podemos mirar.

    Desde Calle 35 te prometemos que seguiremos por esta línea.

    Salud!

    Reply

  • Avatar

    Javier Vila

    |

    Como bien dices, yo soy un “fotografo aficionado” desde los 15 años. Y ya tengo 51 y sigo disfrutando de esta pasión que me ayuda a explicar la vida. Y Robert Doisneau, sin duda, ha sido uno de mis grandes maestros, como Bernard Plossu, o como tu mismo. Es lo que llaman la foto “humanista”, una foto reflexiva, con un toque de crítica social y una pizca de humor.
    Son formas de ver la vida. La mia a través de una cámara.
    Muchas gracias, maestro.

    Reply

  • Avatar

    Mingo

    |

    Seguiremos mostrando la vida, mostrando cómo vemos lo que pasa por delante nuestro. Maestros hay muy poquitos!! Somos eternos aprendices…

    Reply

Deja un comentario