Eterno verano al sol

Escribo estas líneas a finales de noviembre, cuando lo peor del otoño y del invierno aún está por llegar, con la esperanza que su recuerdo y su pronta llegada nos mitigue las gélidas temperaturas que nos esperan.  

Tenemos la suerte, o la desgracia, de vivir a orillas del mediterráneo un lugar donde la luz tiene una calidez y brillantez muy especiales y que es la señal mas identitaria de un fotógrafo de estas latitudes.

En verano, cuando aprieta el calor, los pueblos costeros de todo el mediterráneo se ven invadidos por millones de turistas de todos  rincones del planeta. Son muchos los reclamos que ofrecen, a los turistas, los turbo operadores: gastronomía, fiesta, tradición, folklore, cultura, la calidez del clima… y así un largo etcétera. Aunque el principal y por supuesto el mas trillado de ellos sea el famoso sol y playa, que se viene usando desde épocas, ya para mi, inmemoriales.

Los turistas se amontonan en las playas y no dejan ningún grano de arena visible a nuestra vista. Se pasan horas y horas tumbados al sol, perdiendo la noción del tiempo y provocándoles quemadoras verdaderamente alarmantes. No sienten ningún respeto hacia al mar y se pasan por alto cualquier medida de seguridad marítima. Vienen a pasárselo bien y vamos si se lo pasan. Cuando sus vacaciones llegan a su fin y vuelven a sus lugares de origen y se llevan consigo la sensación que por aquí vivimos un eterno verano al sol.

Etiquetas:, , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

  • Avatar

    Carlos Prieto

    |

    Nostalgia de esos días de playa y sol.
    Excelentes imágenes David, me encanta la segunda.

    Reply

Deja un comentario